19 julio, 2024 2:36 pm
Rectángulo Image

Un poco de luz donde hay oscuridad

En el día de ayer, el Movimiento Evita de Gualeguay emitió un comunicado repudiando “la reaparición de la vieja prepotencia de la patronal agropecuaria” en un acto realizado a mas de 200 kilómetros de su cede y del cual no participaron.

En el día de ayer, quien suscribe estaba en la capital provincial registrando ese evento y, curiosamente, había compartido con esta facción oficialista el acto de la asunción de las nuevas autoridades del PJ provincial la noche previa.

 

 

 

Es triste que una entidad se manifieste de esta forma respondiendo a un mandato oficial sin tomar los recaudos necesarios antes de exponerse de esta forma.

La tibia manifestación ruralista, que tal vez significó el fracaso del reclamo, se desarrolló tranquilamente desde las 9:00 horas hasta bien pasado el mediodía cuando la dirigencia rural se reunió con los diputados de la oposición.

Por eso sorprende que esta entidad local repudie la violenta manifestación de productores que agredió a los uniformados que estaban apostados en la Casa Gris, siendo que a lo largo de todo el acto personalmente conversé con la plana mayor de la policía provincial apostada en el ingreso a Casa de Gobierno.

Por eso sorprende el tenor del comunicado promoviendo hechos que me consta que no ocurrieron de esa forma.

Términos como “facción privilegiada”, “renovada violencia”, “privilegiados”, ”viejo país agroexportador”, ”para pocos”, “patrulla desvariada”, “métodos violentos”, etcétera, son inapropiados para calificar algo que no pasó.

El Movimiento Evita de Gualeguay está en todo su derecho de comulgar con el proyecto nacional y popular del Kirchnerismo, pero su necesidad de obsecuencia no debe llevarlo a la mentira innecesaria.

Los hechos

Pasado el acto de ayer frente a casa de gobierno y desconcentrados los manifestantes, la policía permitió nuevamente el ingreso de la dirigencia rural al palacio para mantener una reunión con diputados opositores mientras que parte de la prensa y algunos dirigentes permanecieron afuera sobre el ingreso lateral a ese edificio.

Antes de que salieran los dirigentes, un par de civiles, uno con la camisa manchada de sangre, salieron por esa puerta, se declararon productores y relataron que habían sido apretados por la policía dentro del edificio.

A los pocos minutos, dos ambulancias llegan al lugar y se llevan de adentro dos policías desvanecidos, sobre lo cual el jefe Massuh declara que fueron atacados por productores con lesiones graves.

Todo esto sucedió puertas adentro.

Estos fueron los hechos y las presunciones correrán por ambas partes, pero interpretar maliciosamente esto es una falta de respeto que la comunidad no merece.

Definitivamente algo ocurrió en el interior de la casa de gobierno, pero no caben dudas de que fue un hecho menor y aislado que nada tuvo que ver con la manifestación frente a dicho palacio.

Norman Robson para Gualeguay21

× HOLA!