Rectángulo Image

Informe climático al 4 de noviembre


La semana de transición mensual dejó lluvias generalizadas en todo el territorio provincial. Las primeras precipitaciones de importancia se recostaron sobre el este cambiando del miércoles para el jueves de la semana pasada, y con mejoramientos temporarios volvieron a intensificarse en la última jornada de octubre, tomando los departamentos del oeste, aunque con un volumen más modestos.

La inestabilidad con que cerró el mes de octubre, no cejó en los primeros días de noviembre. Las lluvias se fortalecieron en el sur de la provincia asociadas a la importante actividad observada en el noreste de BA. Con el paso de las primeras jornadas la cobertura fue completa.
A lo largo de la semana las lluvias superaron los valores normales en el sudeste de la provincia y en otros sectores puntuales, observándose precipitaciones más escasas en la franja central. Debemos reconocer que valores superiores a los 40 milímetros al cabo de una semana son más que razonables para la época, con lo cual lo que llovió en la franja central de la provincia se ajusta bien al patrón usual. Aparecen algunos mínimos en áreas reducidas cercanas a la localidad de Paraná y en el extremo norte de La Paz.
Las condiciones meteorológicas comenzaron a mejorar progresivamente durante la jornada del miércoles a partir de cuándo los cielos se mantuvieron mayormente despejados o con algunos pasajes de nubosidad. Si bien se espera que un nuevo sistema frontal avance durante el viernes desde el sudoeste, no se espera que el mismo provoque precipitaciones. Se esperan buenas condiciones del tiempo hasta mediados de la semana próxima, algo más inestable sobre el norte, pero por lo pronto sin lluvias. Las mismas tenderían a volver en la transición entre quincenas.
Estado de las reservas al 5 de noviembre del 2014
La acumulación de lluvias sobreabundantes, se refleja de manera en vastas zonas de excesos hídricos en el este y el sur de la provincia. Descartando las áreas del delta, vuelven a reaparecer los suelos saturados en zonas que a lo largo del año han debido lidiar en forma frecuente con este problema. Los departamentos del sudeste deben ser los que han estado más tiempo padeciendo esta complicación asociada a lluvias que se encaminan a valores que pueden ser record para un año. También aparecen excesos en otras áreas del este, observándose una clara diferenciación al desplazarnos hacia el oeste, donde aparece una franja de reservas regulares.
La semana pasada las reservas escasas se afianzaban en el noroeste y centro oeste provincial. Para entonces algunos sectores de menor escala ya insinuaban un estado incipiente de sequía. Dentro de este contexto, podemos decir que las lluvias han puesto freno a este deterioro y que si bien faltaron algunos milímetros para lograr una mayor extensión hacia el oeste de las reservas adecuadas, debemos destacar que la humedad disponible en superficie es suficiente como para retomar las siembras y esperar las próximas lluvias
Los diez días sin precipitación y con elevadas temperatura quedaron disimulados por las generosas lluvias que cubrieron la provincia. Es razonable esperar que este tipo de pulsos secos vuelvan a presentarse, el problema básico es su persistencia. Entendemos que más de diez días en diciembre sin lluvias y con temperaturas por encima de los 30°C, comienzan a generar exigencias que se traducen en pérdidas de rendimiento.
Este es un año pluvial muy sobrado, igualmente los maíces entrerrianos son altamente demandantes de agua. Las mejores campañas se han dado con diciembres húmedos, en este sentido sería buena la continuidad del patrón actual.
BCER

× HOLA!