Rectángulo Image

Lo que quedó en el tintero de un confuso discurso

Cuando uno va a escuchar un discurso político sabe de antemano que escuchará una versión parcial y conveniente de la realidad, resaltando lo bueno o positivo y disimulando, lo más posible, lo malo o negativo. Pero cuando el discurso carece de una línea ordenada de los aspectos, y en el desorden se pierden tanto lo lindo como lo feo, o se mezclan, o se eluden aspectos, todo se vuelve confuso, aburrido, y el mensaje no llega o, lo que es peor, llega incompleto. Algo así le pasó a Dorita anoche.

Todos sabemos que a Dorita, a diferencia de sus dos predecesores, le toca bailar con la más fea: Una crisis sin precedentes. Es por eso que anoche muchos esperábamos un discurso recordando a Federico, y resaltando, o incluso exagerando, lo logrado a lo largo de las sucesivas gestiones, pero sí anunciando sus proyectos según las prioridades que hoy tiene la comunidad gualeya. Por ejemplo, empleo, seguridad, tránsito, medio ambiente, entre otros.

No olvidemos que es la primera vez en la historia de Gualeguay que una mujer asume las riendas de la ciudad y que un signo político repite la gestión por tercera vez consecutiva, a lo que se suma el hecho de estar alineados políticamente con la Provincia y en sintonía con la Nación. Todo esto alienta las expectativas de los vecinos.

En otras palabras, así como el discurso de Milei tuvo récord de audiencia, por estos pagos las ansiedades son las mismas, y todos estábamos expectantes respecto del contenido de las palabras de Dorita.

Es por ésto último que, a la hora de plantear sus planes, Dorita debería haber sido ordenada, tema por tema, según los intereses de los ciudadanos, y cada uno bien descripto. Debería haber seguido una línea lógica que nos comunique al pueblo cuáles son los proyectos en cada cuestión, con especial énfasis en aquellos que más nos preocupan.

Por ejemplo, Dorita abordó el tema del empleo señalando, en distintos momentos de su discurso, sus proyectos en cuanto a formación laboral por un lado, y a desarrollo comercial y turístico por otro, pero todo por separado, sin una línea de desarrollo, lo cual desdibuja el impacto de eso en la comunidad.

Ahora bien, siendo el producto bruto de una ciudad, y su balance comercial, fundamentales para su desarrollo, Dorita olvidó explayarse sobre algún proyecto productivo o industrial, o en qué sentido orientará las inversiones de los empresarios que logre seducir de forma de generar crecimiento real y no un mero intercambio interno de bienes que no genera crecimiento genuino.

En lo que se refiere al turismo, aspecto más que fundamental para lo anterior,
si bien reconoció que quiere hacer de Gualeguay una ciudad turística, sus proyectos se fundan en un calendario de eventos, y no en un plan de desarrollo de los múltiples atractivos turísticos que enriquecen a Gualeguay y que seducirían al turismo durante todo el año.

Otro de los temas “calientes” en la comunidad es la seguridad, tema sobre el cual apenas mencionó las cámaras de seguridad y un trabajo conjunto con la Policía, y no adelantó ningún plan de llegar con más seguridad a los distintos rincones del ejido. Tal vez ésto responda a la estrategia policial de comunicar poco para que el pueblo crea que está todo tranquilo, aunque las redes sociales hoy facilitan conocer la realidad.

En ese mismo sentido, aunque desprendido del tema seguridad, Dorita sí abordó el tema de la iluminación de la ciudad, recordando lo realizado en las pasadas gestiones llegando, de la mano de Vico, con modernas luminarias a distintos rincones del territorio, pero olvidó que, en estos meses, la ausencia de mantenimiento y reposición tiene a oscuras demasiadas de nuestras calles.

Algo similar ocurrió con otro tema sensible a la comunidad gualeya: el Tránsito, en particular teniendo en cuenta que la ciudad perdió tres vidas por accidentes viales en apenas dos meses: Un pequeño niño y una joven pareja. Tal es así que éste cronista se quedó esperando escuchar algo sobre el proyecto de concientización que Dorita quiere llevar adelante en conjunto con las Estrellas Amarillas.

Por último, otro tema de gran interés para la ciudadanía es el cuidado del ambiente, sobre el cual Dorita solo adelantó que la Municipalidad proveerá un terreno para relocalizar la arenera de Vita, cuando podría haber adelantado políticas y planes en cuanto a los residuos urbanos, al tema olores, y a todo lo abordado en la última visita de Ambiente provincial.

De este modo, el discurso de casi una hora de Dorita dejó en el tintero tanto una mayor fidelidad a la realidad como mucho más sobre sus intensiones de mejorarla. El pueblo no duda de que sepa qué hacer, pero si quería, y merecía, un adelanto. Todos sabemos sobre la ausencia de recursos, pero queríamos saber qué piensa hacer ella si, como bien dijo, la falta de éstos puede reemplazarla con esfuerzo, voluntad y creatividad.

Norman Robson para Gualeguay21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× HOLA!